Vivir sin correr riesgos, siempre contando con la comodidad del hogar, puede servirles a algunos. Porque aporta una falsa sensación de control que produce tranquilidad. Puedes saber más o menos qué va a pasar cada día, conoces las rutas, dónde localizar cada cosa y tu entorno no te depara grandes sorpresas o novedades.

Sin embargo, ese exceso de confianza en ocasiones nos juega malas pasadas. Quizás sea por esa tranquilidad por la que dejamos de vigilar nuestro entorno y estamos menos atentos. Es como conducir después de 20 años de carné, cuando parece que enlazas cada movimiento de forma automática.

La comodidad también puede relacionarse con los accidentes

Es justo cuando dejas de prestar atención a lo que haces cuando corres más riesgos. De repente la comodidad del hogar puede ser imprevisible y los descuidos desencadenan situaciones inesperadas. Un cubierto que cae al suelo, un giro brusco mientras la puerta del armario sigue abierta o un cazo sobre calentado en la cocina.

 

Los niños o las personas mayores son más vulnerables en estos casos por varias razones; por un lado, porque su movilidad y reflejos son más limitados. Por otro lado porque su percepción del peligro es menor o incluso nula. Piensas en la cantidad de medidas adicionales de seguridad que pones en marcha para acondicionar la vivienda para ellos.

No obstante, hablábamos de falsa sensación de seguridad porque no es cierto que lo podamos tener todo controlado. No existe tal porcentaje de control. ¿Alguna vez te has cortado con un folio o una hoja de papel? ¿Te das cuenta lo incómodo y molesto que resulta algo tan inocente como eso?

Es por eso que dentro de nuestras viviendas también suceden cosas que, de forma espontánea, nos dañan. Y, aunque nunca podremos estar seguros de que nada va a pasarnos, sí que podemos protegernos del daño.

La comodidad del hogar podrá seguir siendo una incertidumbre, pero no lo serán las consecuencias o nuestra responsabilidad sobre ellas. En Seguro de Vida y Dependencia podemos ofrecerte todas las garantías necesarias para arrojar luz ante cualquier accidente.

la comodidad del hogar

La comodidad del hogar

También te puede interesar

Contacta con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *