Podemos definir la invalidez irreversible y consolidada como: la situación proveniente de lesiones físicas, psíquicas o fisiológicas cualquiera que sea la causa, siempre que el diagnóstico de esta situación sea considerado irrecuperable por los peritos médicos.

En los seguros de vida existen dos tipos de garantía de invalidez: por un lado, la invalidez permanente absoluta para todo tipo de trabajo (IPA). Por otro lado, la invalidez permanente absoluta para la profesión habitual del Asegurado (IPT). Ambas garantías se otorgan tanto como consecuencia de enfermedad como de accidente.

A este respecto, la prestación de la garantía de invalidez se otorgará cuando venga acompañada por el dictamen del organismo oficial competente. Es decir, que la contratación de la invalidez permanente absoluta (IPA) y la invalidez permanente total (IPT) son incompatibles entre sí.

Además, se pueden contratar garantías complementarias a la invalidez permanente absoluta. Y en muchos casos se podrá escoger entre unas u otras, por lo que no tienen por qué ser consecutivas.

Las garantías complementarias son:

Invalidez permanente absoluta por accidente: es la situación física irreversible y consolidada del asegurado provocada por un accidente que le incapacita para mantener cualquier relación laboral o profesional.

Invalidez permanente absoluta por accidente de circulación: es la situación física irreversible y consolidada del asegurado. En este caso, provocada por un accidente de circulación que le incapacita para mantener cualquier relación laboral o profesional y producida por las siguientes circunstancias: como peatón, causada por un vehículo, como conductor o pasajero de un vehículo terrestre, como usuario de transportes públicos: terrestres, acuáticos o aéreos.

 

Se entiende por accidente la lesión corporal que deriva de una causa violenta, súbita, externa y ajena a la intencionalidad del asegurado, que produzca su invalidez permanente absoluta.

 

Las exclusiones más comunes de la garantía de invalidez son:

La que sobrevenga cuando el Asegurado se encuentre en estado de embriaguez o bajo los efectos de las drogas tóxicas, estupefacientes o sustancias psicotrópicas no prescritas médicamente.

La ocurrida como consecuencia de un acto de imprudencia o negligencia grave del asegurado, declarado así judicialmente. Así como el derivado de la participación de éste en actos delictivos o criminales, competiciones, apuestas, duelos o riñas, siempre que en este último caso no hubiera actuado en legítima defensa o en tentativa de salvamento de personas o bienes.

Dado el caso y, salvo que se estipule lo contrario en las condiciones particulares, el pago de esta garantía supone la anulación del contrato.

la garantía de invalidez

La garantía de Invalidez o Incapacidad en los seguros de vida

También te puede interesar

Contacta con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *