Un seguro de accidentes es un contrato por el cual la aseguradora se compromete a indemnizar  los  daños corporales que se produzcan en un accidente la persona asegurada en la póliza.

La definición de accidente es una lesión corporal derivada de una causa violenta, súbita, externa y sin intencionalidad por parte del asegurado. En algunas pólizas se considera accidente, por lo que le dan cobertura a muerte por accidente cardiovascular o cerebrovascular.

La definición es amplia, por lo que existen multitud de garantías y coberturas, tantas que es fácil perderse. Vamos por tanto a intentar explicar de forma breve las garantías más importantes en un seguro de accidentes.

 

MUERTE: garantía principal en toda póliza de accidentes. Se paga el capital  asegurado. Hay que tener en cuenta si se considera accidente la muerte por infarto o cardiovascular.

INVALIDEZ PERMANENTE: se cubre hasta el capital asegurado, en caso de que se determine una invalidez permanente derivada de un accidente cubierto en póliza. Se indemnizaría un porcentaje del capital asegurado, dependiendo del grado de invalidez permanente que se tenga.

GASTOS MEDICOS: Se cubre, gastos médicos, farmacéuticos, hospitalización, tratamiento, rehabilitación por las lesiones sufridas en un accidente cubierto en póliza.

 

Estas tres garantías son las básicas en cualquier seguro de accidentes. Ahora otras garantías con interés.

DOBLES O TRIPLES CAPITALES SI ES ACCIDENTE DE CIRCULACION. Se indemnizaría un capital asegurado doble o triple en caso de accidente de circulación

INDEMNIZACION POR DIA DE BAJA COMO CONSECUENCIA DE ACCIDENTE: se indemnizara un importe establecido por día de baja como consecuencia de accidente

GRAN INVALIDEZ: situación en la cual el asegurado, como consecuencia de un accidente,  se encuentra inhabilitado para realizar cualquier tipo de trabajo y además necesita del apoyo de otra persona para realizar los actos más esenciales de la vida, esta situación es de carácter irreversible.

INVALIDEZ PERMANENTE TOTAL: situación en la cual el asegurado se encuentra inhabilitado para realizar su profesión habitual.

 

Estas garantías podrían ser las más habituales, pero existen muchas más que se pueden contemplar. Algunas con más interés para el asegurado según su riesgo y características concretas.

Por otro lado, un apartado a tener muy en cuenta son las exclusiones en todo tipo de póliza de accidentes.

 

  • Las enfermedades de cualquier tipo. Con las salvedad de algunas pólizas para accidentes cardiovasculares y cerebrovasculares.
  • El suicidio o su tentativa.
  • Los accidentes ocurridos en estados de embriaguez alcohólica o toxica.
  • Diversas actividades deportivas, como las actividades aéreas, paracaidismo, pruebas automovilísticas etc. Suelen estar excluidas en las pólizas.
  • Los daños ocurridos en guerras.

 

Finalmente, añadir que un seguro de accidentes es un contrato adecuado para determinadas actividades, obligatorio legamente para algunas de ellas De hecho, en muchos convenios colectivos se incluyen seguros de accidentes  para los empleados de ese sector.

Nuestra experiencia nos dice,  que la contratación de este tipo de seguros, por parte de los autónomos, debería de ser generalizada. Ya que la compensación económica en el caso de trabajadores autónomos puede solucionar un problema grave en la economía de una familia de cualquier casa.

seguro de accidentes

Qué es un seguro de accidentes

También te puede interesar

Contacta con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *