Un seguro de vida es un contrato por el cual una compañía aseguradora garantiza a los beneficiarios un capital establecido de antemano, si ocurren los hechos declarados en dicho contrato. En el caso del seguro de vida riesgo, el hecho principal por el cual se garantiza un capital establecido es la muerte por cualquier causa. Por lo que habitualmente se suelen incluir otras garantías que complementan la principal. De esta forma conformamos un contrato mucho más amplio y funcional para el tomador del mismo.

Los seguros de vida pueden ser de diversos tipos, no solo los que parten de la muerte o fallecimiento como garantía principal.

  • Seguros de vida ahorro
  • Seguros de vida riesgo

 

Los primeros son productos meramente financieros. En ellos se establece un capital al final del contrato que dependerá de las aportaciones económicas realizadas. Así como de las condiciones que establezca el contrato, pues suele estar referenciado a diversos  índices financieros o tipos de interés.

En el segundo caso, los seguros de vida riesgo, son diferentes variables las que se deben contemplar. Es por eso que vamos a explicar con más calma todas las opciones que se pueden incluir.

Los seguros de vida no son nuevos y seguro que conoces sus condiciones. Además, llevan ya muchos años desarrollaban mecanismos de protección para que las familias no se quedaran desprotegidas ante una desgracia del cabeza de familias.

En el pasado, fue gracias al desarrollo del cálculo actuarial y las tablas de mortandad, cuando los seguros de vida comenzaron a popularizarse. Estaríamos hablando de los siglos XIX y XX principalmente. Teniendo un impacto generalizado en todo el mundo desarrollado y llegando a ser uno de indicadores de la prosperidad en un país.

Y es que los seguros de vida son en definitiva muy importantes en las sociedades desarrolladas. Por eso su utilización no consiste únicamente en dotar de seguridad financiera a las familias. También las empresas los utilizan y en EEUU es muy común contratar varias pólizas asegurando a los accionistas de la empresa con el fin de poder comprar la parte accionarial a la familia del que fallezca.

En nuestro país, todo aquel que tiene un crédito hipotecario, este está vinculado a una póliza de vida cuyo beneficiario es el banco y con el fin de cancelar dicho préstamo. Es decir, pagamos durante años para garantizar que una entidad no se quede sin cobrar.

Si analizamos las garantías de las pólizas de vida, veremos que no solo se cubre muerte. Hablemos de las más comunes para que tengas más datos de como son.

  • Por cualquier causa, sea esta tanto por enfermedad como por accidente. Un matiz: en algunas pólizas el suicidio no tiene cobertura o se le da un plazo de tiempo desde la fecha de contratación.
  • INCAPACIDAD PERMANENTE ABSOLUTA o IPA, es otra de las garantías que suele ir dentro de las pólizas de vida. La otorga la seguridad social y consiste en una incapacidad para todo tipo de trabajos.
  • INCAPACIDAD PERMANENTE TOTAL: también la concede la seguridad social y es la incapacidad solo para realizar tu trabajo habitual.

 

La Seguridad Social Española suele conceder la incapacidad permanente total, con mucha más frecuencia que la absoluta, algo a tener en cuenta. Y es que en la total solo se percibe un porcentaje económico que dependería de la lesión. Pero, en teoría se podría trabajar en otra actividad diferente a la que ha provocado el daño.

Esta es la razón de que esta garantía sea más cara, en la contratación de la póliza de vida, que la absoluta, mucho más difícil de conseguir por la seguridad social pues con ella se tiene derecho al 100 % de la percepción.

 

GRAVES ENFERMEDADES. La compañía de seguros pagará el capital establecido si al asegurado se le diagnostica una enfermedad grave indicada en póliza y sobrevive más de un número determinado de días.

 

Otras garantías que comúnmente se suelen incluir son duplicar o triplicar el capital asegurado en caso de que la muerte o la incapacidad sea consecuencia de un accidente o de un accidente de circulación.

Para la contratación de estos seguros es importante saber que el estado de salud se tendrá en cuenta a la hora de confeccionar el contrato. Esto es así porque, si existiese una enfermedad previa no declarada en póliza, la entidad aseguradora se podría negar a pagar. Por otro lado, una enfermedad también podría dar lugar a una sobreprima en el coste del seguro o una negativa de la compañía a contratar este.

También es importante considerar la duración de la póliza de vida, ya que suelen ser anuales y renovables. Pero también existen opciones temporales. Y hasta una edad determinada que se establezca en cada póliza. Las pólizas más completas suelen ser para la garantía de muerte hasta los 80 años, la incapacidad permanente absoluta hasta los 70 y, finalmente, la incapacidad total y graves enfermedades hasta los 65 años.

Y, por últimos, algunos comentarios del precio de una póliza de vida, tal vez el aspecto más importante para una mayoría de personas que no valoran una situación muy real que puede existir. En estos casos, el precio dependerá directamente de la edad. Se trata de un cálculo actuarial y directamente proporcional; como lo único cierto que nos pasara en la vida es la muerte, cuantos más años tengamos mayor será la prima a pagar.

Una estrategia razonable es contratar un seguro de vida en la edad en la que más endeudamiento se tiene o mayores ingresos se asumen. Esta época suele ser cuando comenzamos a convivir en pareja, cuando tenemos hijos o si compramos la primera vivienda (mayoritariamente hipotecada). Ese capital que se asegura sería el necesario para que la familia siga manteniendo el mismo nivel de vida hasta la fecha. Por otro lado, dicho capital iría disminuyendo en la medida que nuestras necesidades disminuyen también. Normalmente, cuando se paga la vivienda (cancelando la hipoteca) y los hijos comienzan a trabajar por su cuenta. En cualquiera de estos momentos la prima a pagar puede reducirse sensiblemente.

seguro de vida

Qué es un seguro de vida

También te puede interesar

Contacta con nosotros

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.
Los campos obligatorios están marcados con *