Ser viuda o viudo hoy en día

Ser viuda o viudo hoy en día

Ser viuda o viudo hoy en día es realmente duro. Es posible que seamos los que más sufrimos las consecuencias de la soledad hoy en día. Pero eso no es algo que vaya a terminar con el tiempo. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) en el 2033 el 28,9% de los hogares serán unipersonales. En total habrá 5,8 millones de personas solas.

Ya es difícil, para las personas con hijos, conseguir que estos se hagan cargo de sus cuidados cuando les necesitan. Imagina cómo será para las personas que no los tenemos. Y lo peor es que nos olvidamos de tomar medidas cuando todo va bien y estamos sanos, pero cuando eso cambia a veces es demasiado tarde.

Sin hijos y sin pareja

Cualquiera que haya pasado por esta situación te recomendaría disfrutar de la vida plenamente. Salir a bailar, buscar nuevas aficiones, establecer rituales de belleza semanales o mantenerse físicamente activo. Cuidar de uno mismo es una costumbre fantástica y muy sana. Aunque lo mejor es hacerlo con las espaldas bien cubiertas. Ser viuda o viudo no es sinónimo de rendirse.

Una persona sola no puede dejar su seguridad o su futuro al azar. Todos necesitamos sentir esa seguridad que ofrece el saber que pase lo que pase seguiremos adelante.

El seguro que necesitamos

Una enfermedad o quizás algún tipo de accidente supondrían la diferencia entre estar perfectamente y no saber qué hacer. Si perdemos nuestra autonomía, sea en mayor o menor grado, podría no ser posible que sigamos viviendo solos. Esto significa que necesitaríamos de terceras personas que nos atiendan o costear una residencia donde lo hagan.

Cuando no disponemos de familiares, pareja o hijos a veces todo se reduce a una cuestión económica. Aunque, por otro lado, ser totalmente conscientes de que no somos capaces de valernos por nosotros mismos, ya supone un castigo más que suficiente.

Ser viuda o viudo no significa perder tu independencia o tu vida. Si de verdad quieres tener la tranquilidad de que podrás seguir viviendo solo en el futuro, contrata esa tranquilidad. El seguro de dependencia que te ofrece Dependencia Asegurada SL te facilitará los medios que precises. Cubrirá tus gastos médicos y tendrás toda la ayuda que puedas necesitar. Estás a solo una llamada de sentirte mejor.

ser viuda

 

Residencias: no me lleves a una

Residencias: no me lleves a una

Las residencias no son lugares que gusten a todos. No es raro que con la edad nuestros padres se pongan un poco exigentes. Empiezan a perder la agilidad que años atrás les caracterizaba y se sienten un poco más torpes. Eso no significa que pierdan ni un ápice de su dignidad u orgullo. Y aunque hay instalaciones en donde los cuidan realmente bien, un día te dice: “¡ no me lleves nunca a una residencia !”

Mi padre allí y yo aquí

Cuando podemos acudir a hermanos, la responsabilidad se reparte, pero no todos podemos cuidar a otra persona en casa. Sea por la distancia, por el ritmo de vida, por nuestros hijos o por nuestros horarios de trabajo ¿cómo solucionamos esto? ¿Buscamos residencias?

Una simple enfermedad que los deje en cama nos obligará a hacer las mil peripecias para acudir hasta allí. Darles de comer, bañarles, asegurarnos que toman su medicación ¿cómo nos organizamos para que estén bien? La dependencia, sea puntual o permanente, es un factor que debemos prever.

Nuestro padre, nuestra madre o ambos dos, se niegan a acudir a  una residencia, pero ya no pueden cuidarse solos. Hay algunos casos en los que escoger permanecer en el hogar es un lujo que no todos se pueden permitir. Piensas en cuánto costaría contratar a una enfermera que les atienda y a otra persona que acuda para asearles o prepararles la comida. ¿Puedes hacer frente a esos pagos?

Un seguro para darles lo que necesitan

En realidad sí que puedes permitírtelo, siempre que seas previsor y hayas pensado ya en esa posibilidad. Un seguro podría ser tu salvación y ofrecerte toda la ayuda que tus padres necesitan. Cubrir los salarios de las personas que les asistan para que permanezcan en casa sin mayor problema y otros pormenores.

Poder dar a tus padres todo lo que necesitan, dado que ellos antes lo han hecho por ti, no es complicado. Ahora puedes protegerles de esos inconvenientes y asegurarte que no les faltará de nada. Esperemos que no lleguen a necesitarlo, pero por menos de lo que piensas, no tendrás que arriesgarte. AXA, con su seguro de vida dependencia, quiere ofrecernos protección para resolver nuestras necesidades. Protege a los tuyos ante cualquier limitación. Y las residencias no serán tu única opción. Porque para nosotros tu tranquilidad es lo primero.

residencias

Mis hijos ya viven su vida

Mis hijos ya viven su vida

Un momento duro es el que vivimos cuando por fin nuestros hijos se deciden a volar del nido. Toda la vida esperando y nunca estamos del todo preparados. Se independizan, solos o con sus parejas y de repente la casa se nos queda grande. Nos sorprendemos contando los días para que vuelvan a vernos y nos convertimos en suministradores de envases con comida para llevar.

En otros casos, los más tristes, nuestros hijos deciden irse a vivir tan lejos que tenemos que conformarnos con llamadas ocasionales. Y, cuando nos dejan, diarias. Es en esos momentos en los que de nuevo nos encontramos pensando en nosotros mismos  y nuestras circunstancias.

¿Quién nos cuidará ahora?

Aún nos sentimos autónomos y capaces pero, seamos sinceros, nos asusta que esto no siempre sea así. Ya no tenemos el apoyo de nuestros hijos así que ¿quién cuidará de nosotros si algo nos pasa ahora?

No es raro imaginarnos limitados o dependientes, ya que con la edad nos vamos sintiendo un poco más torpes. Es en ese momento en el que debemos ser previsores y pensar en el futuro. Así sabremos que vamos a poder afrontar cualquier problema que nos surja con total tranquilidad.

Un seguro para nuestra tranquilidad

Lo más común es pensar en un seguro de decesos, para dejarlo todo resuelto. De esta forma evitaremos gastos imprevistos a aquellos que más queremos, pero antes de todo eso nos queda mucha vida ¿cómo queremos que esto sea?

Piensa que, al fin y al cabo, cuando nos hayamos ido ya no tendremos necesidades. El problema viene si por alguna enfermedad o de manera accidental, perdemos nuestra autonomía y nuestra dignidad. Es en esos casos cuando de verdad necesitamos ayuda. El poder asearnos, comer normalmente, encargarnos de nuestro hogar y, en definitiva, llevar una vida normal, es a lo que sin duda todos aspiramos.

Por eso el seguro de dependencia es tan necesario, para garantizarnos que no nos faltará de nada llegado el caso. Este seguro cubrirá nuestros gastos médicos y toda la ayuda que precisemos. Dependencia Asegurada SL dispone del Seguro de Dependencia que te facilitará tu vida. Llámanos.

mis hijos ya viven su vida