Vivir solo por elección

Vivir solo por elección

Vivir solo por elección es muy respetable. En abril de 2018 publicaba el periódico El País que “el 42 % de los hogares unipersonales están formados por mayores de 65”. Y es que no es raro con los años, que muchos de nosotros escojamos seguir viviendo en nuestro hogar. A pesar de la soledad y otros factores, como en casa no se está en ningún sitio. Pero ¿qué pasaría si una enfermedad o un accidente nos privaran de nuestra autonomía?

Pensando en nuestro bienestar

Nadie espera tener dificultades, pero si nos toca a nosotros, no todos tenemos la capacidad de reaccionar. Hoy en día es complicado conseguir un colchón económico o unos ahorros mínimos ante imprevistos. Es por eso que un accidente podría suponer un fatal desenlace.

Imagina que una de esas personas que viven solas fuera declarada dependiente. Como es normal, no dispone de recursos para pagar o alguien externo que le ayude a desenvolverse. Tampoco puede costearse una residencia o las más próximas no disponen de plaza. Incluso en el peor de los casos, podría no tener familiares cercanos que se hicieran cargo.

Ante una situación así no siempre hay opciones para todos o planes de contingencia. Ya ni si quiere podemos esperar que el Estado se haga cargo o ponga remedio a nuestros problemas.

Sin duda es una situación dura en la que no nos gustaría vernos. Pero la mejor forma de garantizar que esto no nos ocurra a nosotros es con previsión.

Un seguro para escoger vivir solo

Cuando hablamos de previsión sin duda hablamos de seguros para garantizar nuestra tranquilidad. Y es que es muy probable que tengamos una vida larga y feliz sin inconvenientes. Pero es posible que no sea así.

Pensando en tu autonomía y para evitar cualquier problema que te pueda surgir, está AXA. En este caso con el seguro de vida dependencia que cubrirá toda esta ayuda que puedas necesitar. Para que puedas escoger vivir solo, porque tu tranquilidad es lo primero.

vivir solo por elección

 

Independencia: que nada te detenga

Independencia: que nada te detenga

Muchos de nosotros estamos tan cómodos solos que no podemos renunciar a esta independencia por nada ni por nadie. Siempre hay alguien con quien salir a divertirse si así nos apetece. Viajamos más que nuestro amigos emparejados y cambiamos de coche o de vestuario sin permiso de nadie.

Somos como una especie emergente que ha venido para quedarse y nos encanta nuestra vida. Ahora bien, no podemos afirmar que estemos exentos de preocupaciones. Y es que blindar nuestra forma de vida actual, para que siga así muchos años, es importante.

¿Qué pasa cuando todo depende de mi mismo?

La madurez es ciertamente un problema añadido porque nos hace más conscientes de nuestras limitaciones. No es cuestión de ser alarmistas, pero a todos nos llega ese momento en el que pensamos ¿quién me cuidará a mi? Y tu independencia se convierte en un bien preciado.

A veces nos gusta eliminar estos pensamientos de forma drástica. Y es que creemos que la vejez es algo tan lejano que ya habrá tiempo de prepararse para su llegada. Pero ¿quién habla de vejez aquí?

Vivir ajeno a los problemas

En algún momento vivimos de cerca una situación complicada y nos damos cuenta que envejecer no es el mayor problema. No somos previsores por naturaleza, nos gusta pensar que “esas cosas” solo les suceden a los demás. Pero desgraciadamente no es así.

Una enfermedad, un accidente, un descuido con el coche y podemos perder lo que más queremos: nuestra independencia. Por eso debemos estar protegidos, al menos garantizar que podremos costear a alguien que nos cuide. Saber que vamos a poder tener a alguien en casa que llegue a donde nosotros ya no podemos.

Por eso AXA con su seguro de vida dependencia, quiere ofrecernos toda la ayuda que podamos necesitar. Por menos de lo que imaginas podrás alejar los pensamientos fatalistas porque  “a ti ya no te pasará eso”. Para nosotros tu tranquilidad e independencia son lo primero.

independencia