El valor de la independencia

Quizás si alguien te pregunta cuál es el valor de la independencia no sabrías qué contestar. Y es que es posible que no te lo hayas planteado antes. Eso nos pasa a todos. Cuando las cosas van bien nos dejamos llevar y disfrutamos. Algunas veces nos quejamos sin motivo. Pero hasta que no se tuerce todo no valoramos lo que de verdad importa.

Somos así. Echamos la vista atrás y nos damos cuenta de lo bien que estábamos, de lo que hemos perdido o nuestras muchas capacidades pasadas. Aunque el problema principal es que no se puede volver atrás. Hay cosas que simplemente se terminan o se estropean. Y ya no hay solución. De repente un día nuestra vida cambia y no podemos hacer nada por evitarlo.

¿Qué privilegios te aporta tu independencia?

Sales, entras, haces lo que te apetece… Eso te lo da la independencia. Pero también vives solo, eres solvente, viajas, puedes acudir cada día a tu puesto de trabajo. Eso también es independencia. Incluso poder practicar el deporte que más te gusta también lo es. Entonces ¿cuál es el valor de la independencia?

Es posible que ahora ya estés pensando en cifras. Seguramente muy altas. Porque todo esto te parecerá incalculable ¿o no es así? Y es que ciertamente es un privilegio cada paso que damos cada día. Sobre todo si le preguntas a las personas que por accidente o enfermedad han perdido estas opciones.

El valor de la indepencia no está reñido con el Carpe Diem

Es una frase muy usada en estas décadas: Carpe Diem, disfruta el momento. Algo que te insta a vivir al 100 % cada día que la vida te regala. Pero para gozar de esa tranquilidad no pierdas nunca de vista tu futuro. Asegura esa independencia que tienes hoy en día. Y es que una garantía que de todo irá bien, pase lo que pase, es estar preparado para cualquier cosa.

En AXA te ofrecemos esa tranquilidad. Para que puedas vivir cada momento con la seguridad de que tendrás un gran respaldo… Por si acaso. El valor de la independencia para nosotros es inferior a 100 euros al año. Pero para ti vale mucho más. Llámanos.

el valor de la independencia

Decisiones que pueden salvar tu vida

Decisiones que pueden salvar tu vida

Hay decisiones que sin duda pueden salvarte. Y es que es todo tan relativo. Hace poco yo viví de cerca una situación que me hizo reflexionar y ahora no corro riesgos. Cuando pensamos que todo irá bien o estamos en un momento tranquilo todo puede torcerse. Puede ser el azar, el destino o un accidente fortuito sin más, pero hacer planes a veces no tiene sentido.

Quizás tú tenías preparada una hoja de ruta previa, con tus planes a futuro y un camino trazado. Pero es todo tan caprichoso que quizás tus circunstancias puedan cambiar de un día para otro. Es por eso que hay que ser precavidos. Al menos cubrirse las espaldas para poder afrontar la vida con más tranquilidad. Porque nunca sabes lo que puede pasar, pero por si acaso estarás preparado para lo que sea. Seguro que sabes a qué decisiones me refiero. Pero te cuento.

Esto le pasó a mi mejor amiga

Te voy a hablar de un caso que conocí de primera mano y que me hizo reflexionar. Mi mejor amiga se separó hace un par de años de su marido. Al principio parecía que lo habían arreglado bien, pero después la cosa se complicó. Ellos tenían un hijo y él empezó a saltarse los pagos de la manutención. Empezaron con pleitos y un buen día desapareció. Después supimos que se había ido a sudamérica a trabajar, pero nunca volvió a asumir sus responsabilidades.

La vida empezó a ser más tranquila. Ella buscó una chica que le ayudara a cuidar a su pequeño y empezó a trabajar más horas para compensar sus gastos. Iba y venía constantemente y parecía que todo saldría bien. Los jefes apreciaban su implicación y ya tenía contrato indefinido. Hasta que una noche cambiaron las cosas. Ella volvía de trabajar y había bastante tráfico. Las colas de coches se movían y se paraban de forma intermitente.

decisiones

Había detenido su vehículo saliendo de una curva porque el tráfico estaba colapsado. Le tocó a ella. Supongo que la falta de visibilidad le perjudicó, pero un fuerte golpe la sacó de la carretera. Otro conductor no había visto el atasco. Quizás iría a los 120 km/h que permite la autovía, pero le destrozó el coche y ella salió disparada por el cristal.

Decisiones que pueden salvarte a ti y a los tuyos

Ella no murió, pero quedó postrada en una silla. Perdió su trabajo por no tener las capacidades físicas necesarias. Lo perdió todo. Tuvo que volver a casa de sus padres. Se mudó de cuidad y su hijo perdió a sus compañeros de colegio y su entorno. Ahora, un año después, todavía sigue peleando por conseguir algún tipo de pensión ¿qué será de ella si sus padres faltan?

Esto me llevó a replantearme las cosas. Yo no tengo hijos, pero vivo sola y, ante alguna complicación, no tengo la opción de volver con mis padres ni con ninguna otra persona. Tuve que tomar decisiones. Es por eso que he contratado el Seguro de Vida y Dependencia de AXA. Porque morir no es lo peor que puede pasarte. Así, pase lo que pase, podré seguir viviendo sola y mantener mi calidad de vida ¿qué harías tú?

Tus hijos estarán bien

Tus hijos estarán bien

Nuestros hijos son lo primero y saber que tendrán todo lo que necesiten es nuestra prioridad. Pero hoy en día las familias convencionales son las menos habituales. Ya lo decía la socióloga Elisabeth Beck-Gernsheim en su libro «La reinvención de la familia«.

Estos cambios sociales complican la ecuación, pero aún así hay que hacer lo posible para tenerlo todo bajo control. Es por eso que hay que ser previsores y emplear todas las herramientas a nuestro alcance para garantizar nuestra seguridad.

Contra viento y marea

Aunque debas asumir tú sola o solo la responsabilidad de la crianza, sabemos que podrás con todo. Tus hijos estarán bien. Porque eres capaz de hacer todo cuanto te propongas y eso tus hijos también lo saben.

Las personas con cargos tendemos a pensar que no nos está permitido enfermar o tener problemas mayores ¿también lo piensas? Bueno, eres humano y ese pensamiento, por desgracia, precisa de otras medidas para ser desterrado del todo.

Un seguro para ti y tus hijos

Contratar un seguro no supone que vayas a ahuyentar cualquier tipo de accidente futuro, pero sin duda significa que podrás afrontarlo. Si el azar o la enfermedad se cruzan en tu camino y te hacen perder la autonomía que hoy tienes, aunque estés solo, tus hijos no se verán afectados.

Un seguro específico frente a los diferentes grados de dependencia hará que todo sea más fácil. Así otros harán cargo de tus gastos médicos, de las necesidades de tus hijos y de las tuyas propias, para que no pierdas calidad de vida.

Si de verdad quieres tener la tranquilidad de que podrás seguir manteniendo a tu familia en todo momento, contrata esa tranquilidad. El seguro de de pendencia que te ofrece Dependencia Asegurada SL te facilitará los medios que precises. Tendrás toda la ayuda que puedas necesitar. No esperes más y llama ya, porque tu tranquilidad es nuestro compromiso.

tus hijos

Ser viuda o viudo hoy en día

Ser viuda o viudo hoy en día

Ser viuda o viudo hoy en día es realmente duro. Es posible que seamos los que más sufrimos las consecuencias de la soledad hoy en día. Pero eso no es algo que vaya a terminar con el tiempo. Según el INE (Instituto Nacional de Estadística) en el 2033 el 28,9% de los hogares serán unipersonales. En total habrá 5,8 millones de personas solas.

Ya es difícil, para las personas con hijos, conseguir que estos se hagan cargo de sus cuidados cuando les necesitan. Imagina cómo será para las personas que no los tenemos. Y lo peor es que nos olvidamos de tomar medidas cuando todo va bien y estamos sanos, pero cuando eso cambia a veces es demasiado tarde.

Sin hijos y sin pareja

Cualquiera que haya pasado por esta situación te recomendaría disfrutar de la vida plenamente. Salir a bailar, buscar nuevas aficiones, establecer rituales de belleza semanales o mantenerse físicamente activo. Cuidar de uno mismo es una costumbre fantástica y muy sana. Aunque lo mejor es hacerlo con las espaldas bien cubiertas. Ser viuda o viudo no es sinónimo de rendirse.

Una persona sola no puede dejar su seguridad o su futuro al azar. Todos necesitamos sentir esa seguridad que ofrece el saber que pase lo que pase seguiremos adelante.

El seguro que necesitamos

Una enfermedad o quizás algún tipo de accidente supondrían la diferencia entre estar perfectamente y no saber qué hacer. Si perdemos nuestra autonomía, sea en mayor o menor grado, podría no ser posible que sigamos viviendo solos. Esto significa que necesitaríamos de terceras personas que nos atiendan o costear una residencia donde lo hagan.

Cuando no disponemos de familiares, pareja o hijos a veces todo se reduce a una cuestión económica. Aunque, por otro lado, ser totalmente conscientes de que no somos capaces de valernos por nosotros mismos, ya supone un castigo más que suficiente.

Ser viuda o viudo no significa perder tu independencia o tu vida. Si de verdad quieres tener la tranquilidad de que podrás seguir viviendo solo en el futuro, contrata esa tranquilidad. El seguro de dependencia que te ofrece Dependencia Asegurada SL te facilitará los medios que precises. Cubrirá tus gastos médicos y tendrás toda la ayuda que puedas necesitar. Estás a solo una llamada de sentirte mejor.

ser viuda

 

Cuidar de los míos es prioritario

Cuidar de los míos

Cuidar de los míos es una prioridad común para muchos de nosotros. Y es que hoy en día no es fácil encontrar una pareja o matrimonio en el que trabajen los dos. Por suerte están creciendo las ofertas de empleo, pero a veces cuesta colocarse. Y es que ser tú quien mantiene a tu familia es una gran responsabilidad. Por eso, a algunos de nosotros nos genera cierta tensión soportar ese peso y eso nos pasa factura.

¿Y si me pasa algo?

Tener pensamientos negativos es algo tóxico para la mente. Además, profesionales de reconocido prestigio, como Elsa Punset, nos advierten de sus efectos. Por ejemplo, si piensas que algo malo va a pasar estarás aumentando las probabilidades de que así sea.

A veces cuesta dar el primer paso, pero cuando una situación nos genera nerviosismo hay que solucionarlo. No puedes vivir cada día con la tensión de pensar que toda tu familia depende de ti, porque no eres el único. Somos muchos los que nos encontramos en esa tesitura y todos hemos estado malos en algún momento.

El problema real aparece cuando no te recuperas del todo bien de una enfermedad. Si te deja secuelas que te impiden llevar una vida normal. Cuando pierdes parte de la autonomía que tenías y eso te impide seguir trabajando o cuidar de ti y de los tuyos. Ahí está la verdadera tensión.

¿Cómo crees que podrías aliviarla? ¿Qué tienes en mente hacer para recuperar tu tranquilidad y vivir más aliviado? Nosotros lo tenemos claro y la respuesta es un seguro específico y adaptado a tu situación.

Un seguro para cuidarte a ti y a los tuyos

El seguro de dependencia que te ofrecemos en Dependencia Asegurada SL tiene todo lo que necesitas. Ya sea por enfermedad o por accidente, si cualquier limitación te impide llevar una vida normal, nosotros supliremos tus necesidades. Protégete a ti y a los tuyos para que nada os detenga. Porque para nosotros tu tranquilidad es lo primero.

cuidar de los míos

Residencias: no me lleves a una

Residencias: no me lleves a una

Las residencias no son lugares que gusten a todos. No es raro que con la edad nuestros padres se pongan un poco exigentes. Empiezan a perder la agilidad que años atrás les caracterizaba y se sienten un poco más torpes. Eso no significa que pierdan ni un ápice de su dignidad u orgullo. Y aunque hay instalaciones en donde los cuidan realmente bien, un día te dice: «¡ no me lleves nunca a una residencia !»

Mi padre allí y yo aquí

Cuando podemos acudir a hermanos, la responsabilidad se reparte, pero no todos podemos cuidar a otra persona en casa. Sea por la distancia, por el ritmo de vida, por nuestros hijos o por nuestros horarios de trabajo ¿cómo solucionamos esto? ¿Buscamos residencias?

Una simple enfermedad que los deje en cama nos obligará a hacer las mil peripecias para acudir hasta allí. Darles de comer, bañarles, asegurarnos que toman su medicación ¿cómo nos organizamos para que estén bien? La dependencia, sea puntual o permanente, es un factor que debemos prever.

Nuestro padre, nuestra madre o ambos dos, se niegan a acudir a  una residencia, pero ya no pueden cuidarse solos. Hay algunos casos en los que escoger permanecer en el hogar es un lujo que no todos se pueden permitir. Piensas en cuánto costaría contratar a una enfermera que les atienda y a otra persona que acuda para asearles o prepararles la comida. ¿Puedes hacer frente a esos pagos?

Un seguro para darles lo que necesitan

En realidad sí que puedes permitírtelo, siempre que seas previsor y hayas pensado ya en esa posibilidad. Un seguro podría ser tu salvación y ofrecerte toda la ayuda que tus padres necesitan. Cubrir los salarios de las personas que les asistan para que permanezcan en casa sin mayor problema y otros pormenores.

Poder dar a tus padres todo lo que necesitan, dado que ellos antes lo han hecho por ti, no es complicado. Ahora puedes protegerles de esos inconvenientes y asegurarte que no les faltará de nada. Esperemos que no lleguen a necesitarlo, pero por menos de lo que piensas, no tendrás que arriesgarte. AXA, con su seguro de vida dependencia, quiere ofrecernos protección para resolver nuestras necesidades. Protege a los tuyos ante cualquier limitación. Y las residencias no serán tu única opción. Porque para nosotros tu tranquilidad es lo primero.

residencias

Dependencia: ¿Qué es exactamente?

Dependencia: ¿Qué es exactamente?

La dependencia es un gran lastre para muchos. Pero ¿sabes exactamente lo que implica? Las leyes relacionadas con este tema han sufrido tantas modificaciones que nos han terminado confundiendo. Hemos sabido por los medios de comunicación que han habido personas que murieron esperando que fueran aprobadas ciertas medidas. Otras nunca llegaron a recibir las prestaciones que se les prometieron. Seguro que has oído muchos casos.

El resultado es que entre todos han conseguido dotar al término dependencia de ciertas connotaciones negativas. Pero si te preguntamos a ti qué piensas de la dependencia ¿con qué o con quiénes lo relacionas?

Personas dependientes

Seguro que te han venido a la mente las personas mayores o las discapacitadas. Pues bien, es posible que entre estos colectivos haya quien precise de los cuidados de otros. Pero solo son algunos de los casos. Hay personas que se convierten en dependientes sin más.

Y es que personas dependientes son aquellas que, por enfermedad o accidente, tengan secuelas que en mayor o menor grado les limiten. Por ejemplo, que les impidan moverse, trabajar, cuidar de otros a su cargo o desenvolverse normalmente en casa. ¿Qué harías tú si te pasa? ¿Y si le sucede al cabeza de familia?

Cuando esto sucede, cuando un imprevisto nos limita o nos invalida, hay seguros que responden para facilitarnos las cosas. Como el seguro de dependencia que te ofrece Dependencia Asegurada S.L. Se trata de un producto pensado para que mantengas tanto tu dignidad como tu calidad de vida.

Un seguro frente a una posible dependencia

Este seguro incluye asesoramiento fiscal y jurídico, cubre tus gastos y permite que tu familia puede seguir llevando también una vida normal. Sin duda es una gran elección para aquellos que tenemos personas a nuestro cargo. También para los que estamos solos en casa y para todos los que tratamos de vivir con la menor cantidad posible de preocupaciones.

Sea como sea y pase lo que pase, podrás tener la tranquilidad de que estás a salvo. Nosotros te acompañaremos y, si cualquier limitación te impide llevar una vida normal, supliremos tus necesidades. Protégete a ti y a los tuyos para que nada os detenga. Porque para nosotros tu tranquilidad es lo primero.

dependencia

Vivir solo por elección

Vivir solo por elección

Vivir solo por elección es muy respetable. En abril de 2018 publicaba el periódico El País que «el 42 % de los hogares unipersonales están formados por mayores de 65». Y es que no es raro con los años, que muchos de nosotros escojamos seguir viviendo en nuestro hogar. A pesar de la soledad y otros factores, como en casa no se está en ningún sitio. Pero ¿qué pasaría si una enfermedad o un accidente nos privaran de nuestra autonomía?

Pensando en nuestro bienestar

Nadie espera tener dificultades, pero si nos toca a nosotros, no todos tenemos la capacidad de reaccionar. Hoy en día es complicado conseguir un colchón económico o unos ahorros mínimos ante imprevistos. Es por eso que un accidente podría suponer un fatal desenlace.

Imagina que una de esas personas que viven solas fuera declarada dependiente. Como es normal, no dispone de recursos para pagar o alguien externo que le ayude a desenvolverse. Tampoco puede costearse una residencia o las más próximas no disponen de plaza. Incluso en el peor de los casos, podría no tener familiares cercanos que se hicieran cargo.

Ante una situación así no siempre hay opciones para todos o planes de contingencia. Ya ni si quiere podemos esperar que el Estado se haga cargo o ponga remedio a nuestros problemas.

Sin duda es una situación dura en la que no nos gustaría vernos. Pero la mejor forma de garantizar que esto no nos ocurra a nosotros es con previsión.

Un seguro para escoger vivir solo

Cuando hablamos de previsión sin duda hablamos de seguros para garantizar nuestra tranquilidad. Y es que es muy probable que tengamos una vida larga y feliz sin inconvenientes. Pero es posible que no sea así.

Pensando en tu autonomía y para evitar cualquier problema que te pueda surgir, está AXA. En este caso con el seguro de vida dependencia que cubrirá toda esta ayuda que puedas necesitar. Para que puedas escoger vivir solo, porque tu tranquilidad es lo primero.

vivir solo por elección

 

Tu coche no vale más que tú

Tu coche no vale más que tú

¿Cuánto cuidas tu coche? Es normal, en sociedades como la nuestra, que sea a través de los problemas que pongamos soluciones. Hasta que no surge la necesidad no pensamos en ella. Nuestras viviendas, modos de vida o descuidos en el mantenimiento hacen daños a nuestros vecinos. La solución fue obligarnos a adquirir un seguro de hogar para nuestras casas.

Por otro lado, los accidentes de tráfico empezaron a ser un problema, la gente muere y mata en las carreteras. También dañamos los vehículos de los demás, así que nos obligaron de nuevo a tener un seguro para nuestro coche. Poco a poco vamos adquiriendo conciencia de nuestra implicación en la vida de otros.

¿Pero qué pasa con nuestra propia vida?

Estamos acostumbrados a pagar para que reparen tu coche si le pasa algo, pero ¿qué pasa con nosotros?. Es decir ¿estamos otorgando un mayor valor a nuestro vehículo que a nuestra vida?

Quizás tener un seguro de decesos ya no es tan raro, sobre todo una vez superamos cierta edad. Incluso algunos de nosotros valoramos la necesidad de tener también un seguro de vida, solo para proteger a nuestras familias ante un fatal desenlace. Pero todas estas medidas servirían para ofrecer tranquilidad a nuestros seres queridos después de nuestra partida ¿y si el problema nos llega en vida?

Un accidente o una enfermedad no es un problema exclusivo que pueda surgir solo en personas mayores. Todos nosotros estamos expuestos cada día y necesitamos tener la seguridad de que no lo perderemos todo en un golpe de efecto.

Si el azar, el destino o un conductor irresponsable nos deja incapacitados ¿quién suplirá el salario que ya nos vamos a poder aportar en casa? Un cierto grado de dependencia nos podría privar de nuestro trabajo, de nuestra nómina y de nuestra vida en general. Y es que tu coche se puede sustituir, pero ¿y tú? ¿Estás preparado para algo así? AXA y su seguro de vida dependencia cubrirá la ayuda que puedas necesitar por menos de lo que crees. Porque tu tranquilidad es lo primero.

tu coche vale más

Mis hijos ya viven su vida

Mis hijos ya viven su vida

Un momento duro es el que vivimos cuando por fin nuestros hijos se deciden a volar del nido. Toda la vida esperando y nunca estamos del todo preparados. Se independizan, solos o con sus parejas y de repente la casa se nos queda grande. Nos sorprendemos contando los días para que vuelvan a vernos y nos convertimos en suministradores de envases con comida para llevar.

En otros casos, los más tristes, nuestros hijos deciden irse a vivir tan lejos que tenemos que conformarnos con llamadas ocasionales. Y, cuando nos dejan, diarias. Es en esos momentos en los que de nuevo nos encontramos pensando en nosotros mismos  y nuestras circunstancias.

¿Quién nos cuidará ahora?

Aún nos sentimos autónomos y capaces pero, seamos sinceros, nos asusta que esto no siempre sea así. Ya no tenemos el apoyo de nuestros hijos así que ¿quién cuidará de nosotros si algo nos pasa ahora?

No es raro imaginarnos limitados o dependientes, ya que con la edad nos vamos sintiendo un poco más torpes. Es en ese momento en el que debemos ser previsores y pensar en el futuro. Así sabremos que vamos a poder afrontar cualquier problema que nos surja con total tranquilidad.

Un seguro para nuestra tranquilidad

Lo más común es pensar en un seguro de decesos, para dejarlo todo resuelto. De esta forma evitaremos gastos imprevistos a aquellos que más queremos, pero antes de todo eso nos queda mucha vida ¿cómo queremos que esto sea?

Piensa que, al fin y al cabo, cuando nos hayamos ido ya no tendremos necesidades. El problema viene si por alguna enfermedad o de manera accidental, perdemos nuestra autonomía y nuestra dignidad. Es en esos casos cuando de verdad necesitamos ayuda. El poder asearnos, comer normalmente, encargarnos de nuestro hogar y, en definitiva, llevar una vida normal, es a lo que sin duda todos aspiramos.

Por eso el seguro de dependencia es tan necesario, para garantizarnos que no nos faltará de nada llegado el caso. Este seguro cubrirá nuestros gastos médicos y toda la ayuda que precisemos. Dependencia Asegurada SL dispone del Seguro de Dependencia que te facilitará tu vida. Llámanos.

mis hijos ya viven su vida